27 enero 2010

Como el humo.

-Hablando de gatos,guardo un recuerdo algo extraño- dijo Sumire como si se acordara de repente- . Cuando estaba en segundo de primaria, tenía un precioso gatito tricolor de unos seis meses. Una tarde, mientras yo estaba leyendo en el porche, empezó a pegar brincos, terriblemente excitado, al pie de un gran pino que crecía en el jardín. Los gatos suelen hacerlo ¿verdad? Aunque no pase nada, Bufan, arquean el lomo, erizan el pelo, se ponen en posición de ataque con el rabo tieso.
>>El gato estaba tan excitado que ni se daba cuenta de que yo lo estaba mirando desde el porche. Era una escena tan extraña que dejé el libro y me lo quedé observado. Parecía que quisiera proseguir eternamente aquel juego solitario. De hecho, conforme pasaba el tiempo, más en serio parecía tomárselo. Como si estuviera poseído. -Sumire se bebió el vaso de agua y se rascó la oreja-. Cuanto más lo miraba más miedo me entraba. Se me ocurrió que, tal vez, el gato estuviera viendo algo que yo no podía ver, que eso era lo que lo agitaba de aquel modo. Poco después empezó a dar vueltas alrededor del árbol. Con una energía inusitada, como el tigre que se convierte en mantequilla del cuento ilustrado. Tras seguir así durante un tiempo, empezó a trepar por el tronco del árbol. Vi su carita atisbando entre las ramas, allá arriba. Desde el porche lo llamé en voz alta pero no pareció oírme.
<<>
-¿no volvió?- pregunto Myú
-No. El gato desapareció. Como el humo. Todos me dijeron que durante la noche, habría bajado del árbol y se habría ido a jugar a alguna parte. Que los gatos cuando se excitan, suben a lugares altos, pero que una vez arriba cuando miran hacia abajo, les entra miedo y ya no pueden bajar. Que pasa a menudo, pero que si mi gatito aún estuviera arriba, maullaría desesperado para avisarnos de que se encontraba allí. Eso me dijeron. Pero yo no me lo creí. Pensaba que el gato debía de estar aferrado a una rama, tan aterrorizado que ni le salía la voz. Por eso, cuando volvía de la escuela, me sentaba en el porche, alzaba la mirada hacia el pino y lo llamaba de vez en cuando en voz alta. Pero nunca respondió. Una semana después desistí. Quería a mi gatito y me entristeció mucho lo sucedido. Cada vez que miraba el pino me imagina al infeliz gatito aferrado aún a las ramas altas, rígido,muerto. Mi gatito no habría ido a ninguna parte, sino que había ido languideciendo allí arriba, hambriento y reseco.
Sumire alzó los ojos y miró a Myú.
- Desde aquel día, jamás he tenido otro gato. Me siguen gustando. Pero entonces decidí que aquel pobre gatito que había subido al árbol y que no había regresado jamás sería mi único gato. Olvidarlo y querer a otro era algo que yo no podía hacer.


{Sputnik, mi amor. Haruki Murakami}



No hay comentarios.: